Con acuso de envio

Hace algunos días ya que desde arriba ordenaron con memo celestial enviado por mail una prueba de humildad, que hace rato me la venia esquivando, pero como todo llega con algo de retraso u hora ecuatoriana, me llegaron mis jodidas horas de ser una mas del montón y confieso que no es agradable, pero aprendí de a poco y con algo de dureza, digo dureza porque en sentimientos y en razón creía ser humilde, sin sentir en carne propia u olvidar lo que es no tener nada y no ser nadie como cuando recibía una pequeña mesada para el cole.
Lo bueno es que el test a las 100 preguntas de humildad por ahora han terminado y con acuso de envío y en modo virtual envié mis respuestas, espero que la calificación me de puntos para canjearlos por poder, voluntad y aceptación a estos días que tenían que llegar, sin fecha ni hora exacta pero que se venían venir. Lo gratificante es que mientras llegaban, yo alce mi fuerte y ahora estoy preparada con municiones y soldados para librar esta batalla. Nada que el tiempo lo vuelva costumbre y luego de poco forme las filas de los archivos vividos.

No hay comentarios.: